Quemadores a diésel Riello PRESS G

En diversas industrias existen procesos que requieren de determinada cantidad de calor para su funcionamiento y finalidad.  Estos procesos sirven para calentar, fundir, realizar tratamientos térmicos, etcétera.

Hoy en día la forma más eficiente de obtener y suministrar dicho calor, es por medio de combustibles fósiles como gas natural, gas LP o diésel. Éstos pueden ser quemados en equipos especializados. Los quemadores a diésel Riello, existen en diferentes versiones y son equipos que garantizan una combustión eficiente.

La serie de quemadores PRESS G, está diseñada para su uso en instalaciones de dimensiones promedio, como áreas de construcción, grandes grupos de apartamentos o para su uso industrial en plantas pequeñas o medianas. La forma de operación de este tipo de quemadores es de dos etapas; estos vienen equipados con una caja de control de seguridad del quemador que mediante un microprocesador proporciona indicaciones del funcionamiento y diagnósticos sobre las fallas.

La característica principal de estos quemadores es su confiabilidad, ya que su construcción es simple y fuerte, y permite el funcionamiento sin intervenciones de mantenimiento particular. Esto se logra a través un sistema de mantenimiento simplificado de barra corrediza, que permite el fácil acceso a todos los componentes esenciales del cabezal de combustión, lo que garantiza una intervención rápida y sencilla.

Gas natural en los hogares

En la actualidad, miles de personas cuentan con quemadores a gas en sus hogares, y estos funcionan con un servicio de gas estacionario o en cilindros; sin embargo, una alternativa mucho más económica y eficiente para los quemadores, es la del abastecimiento de gas natural.

El gas natural es un combustible, cuya composición principal es el metano y que también contiene una cantidad variada de hidrocarburos como etano, butano o propano, etcétera.  Este se extrae de yacimientos naturales que se encuentran en el subsuelo; aunque también puede obtenerse en menor cantidad a base de compostas. Además de que este tipo de gas no requiere ninguna transformación también puede usarse casi sin necesidad de someterlo a tratamientos previos. Es la energía fósil más amigable con el medio ambiente y con un mejor rendimiento energético.

Tanto el gas LP (licuado del petróleo), como el gas natural,  son combustibles que se pueden utilizar en casa, ya sea para cocinar o calentar agua. La forma de venta al público del gas natural es con instalaciones que llevan el producto en ductos y tuberías hasta el hogar, y entre las principales ventajas que este tipo de gas tiene, se encuentra su bajo costo y que al ser un producto ligero, las posibles fugas se disipan rápidamente en la atmósfera, lo cual lo convierte en una opción mucho más segura y económica al gas convencional.